Así es el cambio de época que dibuja la nueva realidad de la banca

Hay quien le considera un revolucionario, quien lo ve como un icono del pacifismo, y quien se queda con su faceta de político. Pero sea cual sea su faceta más identificable, lo cierto es que el paso de Mahatma Gandhi por la historia no ha dejado indiferente a casi nadie. De él y sus palabras extraemos hoy una lección fundamental: “Aquellas personas que no están dispuestas a pequeñas reformas, no estarán nunca en las filas de los hombres que apuestan a cambios trascendentales”.
La cita del también abogado y pensador hinduista es perfectamente aplicable en nuestros días a la industria bancaria. Atravesamos tiempos de pequeñas reformas que están en la antesala de algunos de los cambios más trascendentales que el sector ha visto en siglos. Y la única forma de estar en la “fila” de quienes apuestan por ellos es tener una predisposición total hacia esas “pequeñas reformas” que van configurando el open banking. Además, y por terminar de enlazar con la figura de Gandhi, bien puede decirse que la transformación de la banca es algo revolucionario, y que no habrá paz para quienes se embarquen en ese camino… ¿Pero ¿quién quiere paz cuando se habla de negocios? Solo aquellos que ya han elegido quedarse fuera de juego.
Hoy nos asomamos a los datos de dos encuestas publicadas en fechas recientes: la primera versa sobre comportamientos esperables por parte del consumidor de banca. Y ojo que es tendencia, porque ya el mes pasado abordamos una infografía con una temática muy parecida. La segunda encuesta aborda a las empresas de los países nórdicos (Suecia, Finlancia, Noruega y Dinamarca) a los que identifica como los más y mejor preparados de cara a las “pequeñas reformas” del “cambio trascendental” que supone el open banking.
Como viene siendo costumbre en esta casa, trabajamos los datos de manera visual, para su comprensión más intuitiva por parte de nuestros lectores. Un formato que mantendremos dada la inmediatez con la que permite acceder no solo a la información principal sino también, como en este caso, a elementos de contraste para entender la verdadera dimensión de determinados datos. Por ejemplo: tratando de entender qué significan cifras de negocio 1,6 o 2 billones de dólares, comparándolo con otras magnitudes macroeconómicas.
Último Artículos

Solicitar Demo

Descargue nuestra Visión General

 Cookies |
| GDS Modellica © 2021 All Rights Reserved

Descargar Nuevo Caso de Estudio

CESCE implementa
Modellica Originations Engine

¿Menos clic y más información?