Open Banking: un porvenir con dos verdades y un mercado creciente

GDS Modellica
En la vanguardia del mundo de la banca y la tecnología existen hoy dos verdades. La primera, de amplio consenso, es que una entidad que no sepa conjugar el binomio ‘banca abierta’ (‘Open Banking’), está de manera indefectible fuera de juego. La segunda, que es algo más refinada, requiere tener, además de visión de futuro, agilidad de cintura en el presente.
Sí, el futuro está ahí, en la banca abierta; pero el presente también implica tomar nota de un factor insoslayable: el mercado no está todo lo maduro que se necesita para que se produzca ya, de manera inmediata, un relevo en las formas de entender su relación con el entorno financiero.
La consultora PWC ha publicado en fechas recientes su informe sobre Open Banking. Un documento con información profusa y detallada, tanto a nivel general como con ejemplos concretos, de la historia reciente, la evolución esperable y, sobre todo, el “estado del arte” de la materia a nivel mundial.
El resumen ejecutivo del informe explica que la banca abierta es un facilitador para una mayor competencia e innovación, y un mejor enfoque en el cliente. Algo que entronca con los cambios sociales que vivimos orientados hacia la transparencia, los estándares de datos y el intercambio de información. Se trata de una evolución que es previa a la pandemia y que en algunos aspectos incluso se ha acelerado, como venimos viendo desde hace más de un año.
Al proporcionar acceso a datos a terceros, el Open Banking actúa como un nivelador de las relaciones que se establecen entre los proveedores tradicionales de servicios financieros y los nuevos agentes que están llamados a protagonizar la disrupción. Hablando en términos futbolísticos, los actuales “titulares” del “equipo estrella” corren el riesgo de quedarse fuera de juego en un partido que les enfrente a rivales equipados por los grandes players tecnología, así como de otros contendientes del mercado, como puedan ser las FinTech.
De hecho, se trata de un partido en el que se juega mucho más que un resultado. Es una disputa por la competición en su totalidad, donde los nuevos actores se sienten solventes a la hora de innovar en áreas como los pagos. Tal es así, que los escenarios que ha de manejar la banca tradicional deben ser flexibles. Unas veces deberán mejorar notablemente sus tácticas (soluciones in-house), en otros casos tendrán que “fichar a nuevos jugadores”, (servicios de terceros), y habrá también situaciones en las que deban contratar a un preparador externo, e incluso deberán estar dispuestos a compenetrarse mejor con las estrategias de sus rivales (integración en ecosistema).
Perfil diferencial en un mercado conservador
La situación de partida es ventajosa. Tanto en el caso de los consumidores particulares como en el de las pequeñas y medianas empresas, se trata de mercados de tendencia conservadora que se muestran en su inmensa mayoría razonablemente satisfechos con sus actuales proveedores financieros, y que no expresan una notable necesidad por cambiar. Sin embargo, sí existe un perfil de cliente que apunta maneras, y que será el que termine liderando el movimiento del mercado: el cliente urbano, joven, con recursos económicos y que se siente familiarizado con las últimas tecnologías. Además, es por lo general un cliente que dispone de cuatro o más cuentas corrientes.
Las principales preocupaciones de este, todavía, conservador mercado, vienen enormemente marcadas por la seguridad y la privacidad. La percepción de estos problemas está muy por encima de la correspondiente a los beneficios derivados de las soluciones Open Banking.
Sin embargo, el mercado objetivo no deja de ser suculento. “Estimamos que tiene el potencial de crear una oportunidad de ingresos de al menos £ 7.200 millones para 2022 en los mercados minoristas y pymes”, señala el resumen ejecutivo del informe, que apunta algunos de los numerosos casos de uso a los que puede dar acceso las APIs abiertas. La agregación de cuentas, una mejor gestión financiera, la calificación crediticia de clientes, y la integración de plataformas de préstamos y contabilidad para pymes son solo algunas de las opciones que se abren por delante.
Diferente opciones, características comunes
La responsabilidad para las firmas especializadas pasa por “asegurarse de tener una visión convincente de cómo se destacarán en un entorno altamente competitivo y transparente”. El equipo de PWC llama la atención sobre el hecho de que “no es factible perseguir todas las oportunidades potenciales de Open Banking”, así que la primera obligación pasa por concentrarse en desarrollar propuestas y capacidades diferenciadas.
Independientemente del posicionamiento de mercado que adopten los diferentes implicados (adquisición, adopción, ecosistema), existen algunas características comunes que se requieren para tener éxito en un entorno de banca abierta. Estas incluyen: un modelo operativo centrado en el cliente, sólidas capacidades de análisis de datos, plataformas tecnológicas integradas y seguras, y una cultura de trabajo ágil y abierta.
“Aunque el futuro es incierto, las empresas no pueden permitirse esperar y ver cómo se desarrolla. Un enfoque estratégico de la banca abierta es fundamental si las empresas quieren confiar en el éxito”, concluye este informe cuya lectura al completo recomendamos desde GDS MODELLICA.
Último Artículos

Solicitar Demo

Descargue nuestra
Visión General

Descargar Nuevo Caso de Estudio

CESCE implementa
Modellica Originations Engine

¿Menos clic y más información?