Crecimiento divergente:
el binomio parala banca post-COVID

GDS Modellica
20/01/2022
Un acontecimiento mundial sin precedentes, un sector estratégico como el que más, y un impacto tan profundo en todos los órdenes de la vida que dicho sector queda “tocado pero no hundido”. ¿Es esta la descripción que mejor casa con lo sucedido con la industria bancaria y la pandemia COVID-19? El último informe anual de McKinsey, recién publicado, parece apuntar en esa dirección: el sector no solo ha aguantado mejor de lo que habría sido esperable, sino que las previsiones para los próximos años son razonablemente optimistas. Todo ello, sin perder de vista que nos movemos en un momento histórico de excepcional inestabilidad.

Es indudable que la pandemia ha tenido un impacto directo sobre la economía, que ha supuesto un hundimiento inédito en múltiples lugares, y cuyos escenarios de recuperación a medio plazo son todavía difusos. Pero esta crisis tiene una serie de peculiaridades para los bancos, como es el hecho de que no han debido afrontar pérdidas “anormales”. En ese sentido, su comportamiento ha sido mejor de lo que apuntaron en su momento la mayoría de los analistas.

En términos más precisos, el beneficio sobre fondos propios (ROE) en 2020 fue del 6,7 por ciento, que es sensiblemente superior al observado en 2008 cuando se produjo el estallido de la burbuja financiera, año en que el indicador se situó en el 4,9 por ciento. Aun tratándose de una cifra inferior al costo del capital social (COE), el dato es significativamente mejor del que cabría haber esperado.

Este comportamiento anómalo se debe en gran parte a la anticipación por parte de los consumidores, que optaron por primar el ahorro ante escenarios inciertos. No obstante, si no cabe hablar de crisis total en cuanto a hecatombe, sí cabe hacerlo en cuanto a transformación radical de su operativa: la banca digital se ha acelerado, el uso de efectivo ha disminuido y el acceso remoto se ha convertido en una forma de trabajar. A ello se suman demandas incrementales por parte del cliente, y exigencias añadidas por parte de los reguladores, que van desde el medio ambiente y la sostenibilidad hasta los controles frente al fraude y el robo de datos.

El resumen ejecutivo de McKinsey sostiene con total rotundidad que sí, “el sistema bancario es al menos tan sólido como antes de la pandemia, y mucho más saludable que después de la última crisis”. Pero, también advierte que “no” se puede hablar con toda tranquilidad de un futuro “brillante y tranquilo” tanto para los bancos como para los accionistas. El desempeño en dos criterios básicos (ROE y valor de mercado a libros) es el principal dolor de cabeza que afronta el sector y que le permitiría un medio plazo relativamente a salvo de sobresaltos.
Más de la mitad de los bancos (51%) opera con un ROE por debajo del costo de capital (COE) y casi uno de cada cinco (17%) está por debajo de dicho indicdor en más de cuatro puntos porcentuales. “En una industria que tiene altos requisitos de capital y opera en medio de bajas tasas de interés, la creación de valor para los accionistas es un desafío estructural”. Todo ello en un contexto de continuas inyecciones de capital por parte tanto de accionistas como de gobiernos que suman un total de 2,8 billones (trillions en inglés) de dólares. 2,8 billones es algo más del doble del PIB español de todo 2020, para hacernos una idea de la suma que representa.

En cuanto al valor de mercado a libros, la cotización bancaria es de aproximadamente la tercera parte del que podemos encontrar en la media del conjunto de las industrias, y un 70% del que supone el valor de las instituciones financieras excluidos los bancos. De hecho, casi la mitad de los bancos (47%) cotizan por debajo del capital en sus libros. Se trata de una “subvaloraciones persistentes”, ya que conviven con un periodo (febrero 2020 a octubre de 2021) en el que el sistem financiero en su conjunto ganó alrededor de 1,9 billones de dólares.

De hecho, la consultora analiza 599 instituciones financieras, y de ellas poco más de la décima parte (65) lograron acumular la práctica totalidad de las ganancias, frente a las 519 que se mantuvieron relativamente estables, con pérdidas o ganancias de capitalización inferiores a los 8.000 millones de dólares. 15 de esas instituciones merecen claramente el calificativo de underperformers, al haber registrado pérdidas de más de 8.000 millones.

Desde GDS Modellica recomendamos expresamente la lectura del informe completo, que atiende variables como las previsiones hasta 2025, que califica como un salto desde la “resiliencia convergente” hacia el “crecimiento divergente”: “En un mundo de tipos de interés bajos, un modelo de negocio mercantilizado basado en el balance general genera menos ingresos y no aporta ninguna diferenciación al cliente. Si dividimos los ingresos entre los generados por el balance y los que provienen de la originación y las ventas (por ejemplo, distribución de fondos mutuos, pagos, financiamiento al consumo), la tendencia es clara: el crecimiento y la rentabilidad se están desplazando a esta última categoría, con un ROE del 20 por ciento”.
Último Artículos

Solicitar Demo

Descargue nuestra
Visión General

 Cookies |
| GDS Modellica © 2021 All Rights Reserved

Suscríbase a nuestra
Newsletter trimestral